[meteor_slideshow slideshow=”padre”]

Mis primeras palabras sean mis más sinceras condolencias a todos los familiares y amigos de quienes, con motivo del terremoto y tsunami, han partido hacia la casa del Padre Dios. Quiero acompañar con mi oración particular a los que han perdido sus bienes materiales para que con la ayuda y la fortaleza de todos puedan, a la brevedad, reconstruir, no sólo sus vidas, sino también recuperar sus bienes que con gran esfuerzo y sacrificio lograron adquirir.

En estos momentos de dolor, surge de lo más hondo del alma nacional el deseo de trabajar y de servir unidos, más allá de las legítimas diferencias que cada uno pueda tener. Renace Chile desde sus ruinas; uniendo nuestras manos y corazones bajo la única bandera que nos acompaña flameando majestuosamente desde la colonia. La muerte de nuestros compatriotas tendrá sentido en cuanto se profundice y permanezca lo que ha comenzado a alborear; la unión, el trabajo en equipo, la cura de las heridas del cuerpo y del alma, la fe y la voluntad por cambiar el llanto y la desolación por la esperanza y la consolación.

Padre Nicolás Vial
Presidente Fundación Paternitas