[meteor_slideshow slideshow=”noticia-107″]

Por una iniciativa del equipo del Programa Familia de la Fundación Paternitas, liderado por Francisca Lewin, se organizó un encuentro con todo el personal de la Defensoría Penal Pública, zona norte y sur, y usuarios de la institución. Fue una actividad en la cual se contrastaron dos mundos: el defensor y el privado de libertad.

La encargada del programa lo calificó de muy exitosa esta reunión: “Nuestra idea como departamento es promover instancias de esta índole, ya que son espacios para generar conciencia a los asistentes y también para dar a conocer lo que día a día, invisiblemente realizamos como Fundación”.

Por otra parte los profesionales de la Defensoría reconocieron estar viviendo una crisis vocacional, debido a que el sistema burocrático y los “estándares” que deben cumplir a muchos, los ha consumido pasando a ser una prioridad por sobre el rol frente al imputado, debido a esto han ido perdiendo su vocación inicial, como lo señaló un asistente a la reunión.

El fundador de Paternitas Padre Nicolás Vial destacó, en su intervención, la importancia de no decidir por los usuarios sino más bien, acompañarlos en la reflexión para que ellos mismos tomen sus decisiones considerando para ello costos y beneficios, y que de este modo sean ellos los únicos responsables de las consecuencias de sus actos.

Un testimonio importante de esta cruda realidad es Khristián Briones quien habló sobre su condición humana, señaló que él no nació con un ADN distinto que lo hiciera ser delincuente. “fueron las circunstancias de mi vida las que me llevaron inconscientemente por ese camino”, destacó también: “pienso que es necesario que a las personas privadas de libertad sean tratadas con dignidad, ya que ponen todas sus esperanzas en el encuentro con los defensores y que aún cuando, ellos no puedan cambiar su futuro, el hecho que el trato sea humano y personalizado, los haría salir del anonimato que viven dentro de la cárcel”, destacó Briones. Cabe destacar que hizo hincapié en lo trascendental que fue en su vida los vínculos formados con personas ajenas a su medio, como por ejemplo con el Padre Nicolás Vial.

Del encuentro resultaron aproximadamente unos 15 socios mensuales!