[meteor_slideshow slideshow=”noticia-135″]

Un total de 75 reclusos de la unidad penal Colina 1 (Santiago) recibieron, durante agosto diplomas que acreditan la realización de cursos técnicos, los cuales fueron impartidos por la Corporación Boreal dependiente de la Fundación Paternitas.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), implicó una duración de aproximadamente 400 horas de estudio y trabajo práctico, permitiendo que los internos de graduaran en oficios como Panadería, Soldadura, Electricidad, Mueblería y Serigrafía. Todo, gracias al apoyo de Gendarmería de Chile además de las empresas ASIMET, FECHIPAN y MASISA.

Esta última compañía, mejoró las instalaciones del taller de mueblería, donde además efectuó la entrega de tableros y conocimientos para realizar una completa capacitación y así apoyar la reinserción laboral.

“Esta iniciativa se enmarca en el compromiso de Masisa de fortalecer el emprendimiento en la mueblería, como una oportunidad para brindar herramientas y mejorar la calidad de vida”, comentó Regina Massai, SubGerente de RSE de Masisa.

Por su parte, el Padre Nicolás Vial, presidente de Fundación Paternitas asegura que “gracias al esfuerzos de estos empresarios y Gendarmería de Chile, podemos decir que 75 personas y su grupo familiar recuperan la esperanza de volver a reinsertarse a la comunidad con una herramienta, que los hará realizar una vida más digna, una vez recuperada la libertad”.