[meteor_slideshow slideshow=”testimoniok”]

Soy, Khristian Briones, tengo 34 años, empecé a delinquir a los 14 años, en el 2007 salí de la cárcel después de haber caído varias veces preso. Pero a pesar de eso mi vida no mejoró mucho: dormí en la calle y me abandoné totalmente al consumo de todo tipo de drogas y a la mala vida, ya que no encontraba trabajo, ni oportunidades para mantenerme.

Me sentí destruido y con ganas de volver a delinquir, pero no lo hice fue ahí cuando empezaron a cambiar las cosas, en el momento que Fundación Paternitas me ofreció ingresar a su centro de rehabilitación.

Conocí al Padre Nicolas cuando cumplía condena en la Penitenciaría y ahí me entusiasmé con lo que me decía, las posibilidades de capacitarme en la Fundación y todo lo que podría hacer cuando saliera en libertad, para así recuperar mi vida. El tenía fe en mí, me insistía que también íbamos a trabajar junto a mi familia, para lograr insertarme en la sociedad con un trabajo digno.

Hoy, después de un largo y difícil proceso de recuperación, soy un agradecido de la Fundación, ya que dejé en el pasado las drogas y el delito, desde hace ya más de cuatro años y siento que tengo metas y un sentido de vida.

Trabajo en una feria libre vendiendo ropa y visito las cárceles, regularmente, junto al padre Nicolás para organizar grupos y talleres de rehabilitación con los reclusos.