[meteor_slideshow slideshow=”noticia-219″]

En el Seminario El rostro de la Misericordia en la Empresa: ¿qué se puede hacer?, del ESE de la Universidad de los Andes, recientemente realizado, la participación de Lucía Ruiz- Moreno, Gerenta General de Fundación Paternitas, destacó ante el público presente, especialmente porque la ejecutiva abordó su exposición desde el punto de vista de los rostros, los testimonios que han pasado por Paternitas y hoy se encuentran rehabilitados y reinsertados social y laboralmente.

Cuando se muestra el caso de Daniel, premiado como el mejor trabajador del año de la empresa Sepco, Gestión Inmobiliaria, el avance en su trabajo gastronómico de Christoper, en el Restaurant Ciudad Vieja y como ha mejorado Omar en la realización de la masa del pan que hace diariamente en el Supermercado Líder, el público presente, la mayoría empresarios, se conectaron con ese ser humano que está tratando de salir adelante y dejar así el mundo de la delincuencia. Además se destacó el caso del joven empresario gastronómico José Luis Merino, quien es dueño de 5 locales en el centro de Santiago capacita a estos jóvenes de la Fundación Paternitas y luego de aquello ofrece puestos de trabajo para los mismos.

Las otras exposiciones fueron de Monseñor Sergio Boetsch, Consiliario del Opus Dei en Chile, Beatriz von Appen, Directora Fundación Educacional Choshuenco; Paola Alvano, Miembro del Directorio de la Corporación Crédito al Menor, Gerente Comunicaciones y Rse Bci y Consuelo Moreno, Coordinadora Área Incidencia Fundación Oportunidad Mayor, dedicada al trabajo con el adulto mayor, quien en su exposición hace un llamado a los presentes destacando que la empresa tiene que abrirse empáticamente y ponerse en el lugar de un “otro diverso”.

Finalmente se realizó un foro moderado por Álvaro Pezoa, Director del Centro Empresa y Humanismo Grupo CGE del ESE Business School de la Universidad de los Andes, donde debatieron los temas tratados en las diferentes exposiciones, principalmente los items de cómo hacer de este país una país más inclusivo, con los grupos más desposeídos y cómo pueden aportar a esta visión los grandes empresarios chilenos.” Cuando el empresario se abre y se encuentra con el otro ser humano, no sólo se ayuda a sí mismo, si no la sociedad entera se ve beneficiada, puntualizó Lucía Ruiz-Moreno de Paternitas