[meteor_slideshow slideshow=”noticia-239″]

Hace 4 años cuando Fundación Paternitas empezó con el Área Juvenil, trabajando con jóvenes vulnerables e infractores de ley, junto a sus familias, se proyectó metas ambiciosas, pero los resultados de la actuación de un grupo de ellos capacitados para trabajar en Lollapalooza sobrepasaron todas las expectativas.

Fue aproximadamente una veintena de jóvenes que participaron en este, tan prestigioso y mundialmente conocido Festival de Música, realizado recientemente en nuestro país.

El equipo de trabajo se distribuyó en tres áreas diferentes: la primera en el puesto de chorillanas, la segunda en Kidzapalooza con la combi con jugos naturales y la tercera instancia fue el grupo que se desempeñó en el área de informaciones y acreditaciones.

De acuerdo a la opinión de Francisca Lewin, Coordinadora General de proyectos de Paternitas, “lo que se vivió en el puesto de comida fue un verdadero paso hacia la profesionalización y consolidación del trabajo de nuestros jóvenes, en lo que se refiere a la oferta gastronómica. Demostraron seriedad, respeto puntualidad. Se supieron organizar en una cadena colaborativa y se distribuyeron muy bien las tareas de cada uno. Este año decidimos ponernos un desafío mayor y trabajar con un producto más complejo, ya que la chorillana tiene muchos alimentos que se combinan; carne, papas fritas, cebolla, pan y algo muy importante el montaje antes de ser consumida y el resultado fue de gran aceptación siempre hubo un lleno total en nuestro stand, nuestra oferta fue muy bien recibida”, aseguró la profesional.

Otro aspecto muy importante a destacar fue como los jóvenes se desenvolvieron en el contacto con las personas, lo hicieron con mucha seriedad y profesionalismo.

En tanto los jóvenes que participaron en el área de Kidzapalooza, se destacaron por ofrecer una propuesta innovadora, saludable, dinámica y con un montaje muy atractivo para los presentes

La decisión de haber llevado la combi, perteneciente a Jorge Peña y Lillo, un gran colaborador de Paternitas, fue más que un acierto. Se ofreció un producto fresco y las combinaciones de sabores fueron elegidas por los propios clientes. El equipo configuró una ficha de pedidos que estipulaba una base más los agregados, para facilitar la compra. Hubo varias ocasiones, que de acuerdo a los propios conocimientos de los jóvenes pudieron recomendar a los clientes distintas combinaciones de sabores de la variedad de frutas que ofrecían.

Orientando a las personas

El equipo de 11 jóvenes que participó en el área de información general al público y acreditaciones tuvo un rol muy importante y destacado, sobre todo cuando existen eventos tan masivos, al Festival asistieron más de 100.000 personas.

En esta área los jóvenes debieron informar de las localidades y accesos al interior del recinto, guiar a la gente perdida, entregar material gráfico, preocuparse de las personas con discapacidades, además de las acreditaciones en Kidzapalooza, para acreditar a los papas con niños. También se hicieron cargo de la sección cosas perdidas, donde tenían que llevar un registro del asunto extraviado.

Mariella Fabbri, Gestora del Área Laboral de Fundación Paternitas, destacó en la participación de este grupo, la puntualidad, la buena presentación, lo pro activos en la resolución de problemas y colaboradores entre sí.

“Se estudiaron todo el manual, se lo sabían de memoria. Se pusieron la camiseta al cien por ciento. Siempre cumplieron horario y fueron empáticos con los clientes. En sus tiempos libres pudieron disfrutar de la música, pero nunca en horario de trabajo”, aseguró la encargada.

Cabe destacar que la productora Lotus Pro, que trae este Festival a Chile manifestó la intención de canalizar todos estos servicios a través de Paternitas, dado los buenos y positivos resultado del trabajo de los jóvenes.